La Asociación Down León-Amidown expone en Casa Botines ‘Proyecto 21’

El Museo Casa Botines Gaudí alberga una nueva exposición temporal de acceso gratuito en su semisótano. ‘Proyecto 21’ de Mónica Alija, está formada por una serie de retratos de personas con síndrome de Down. La muestra que está organizada por la Asociación Down León- Amidown, con la colaboración de Fundos, Museo Casa Botines Gaudí y Andrés de la Torre puede visitarse hasta el 4 de abril. El acceso es por el Modernista de Ezequiel de jueves a lunes de 13:00 a 21:00 horas.

Proyecto 21 consiste en una colección de pinturas inspirada conceptualmente en la serie de retratos de bufones, enanos y discapacitados que realizó Velázquez durante su estancia en la Corte de Felipe IV, a los que el maestro retrató con la misma dignidad y respeto que lo hizo con los dioses de la mitología, personajes históricos o miembros de la realeza, entre otros. Es un proyecto necesario para normalizar lo diferente pero real, y tratar de suprimir ese miedo a lo desconocido que inunda la sociedad actual, bajo la máscara de la “falsa empatía”, que acaba en discriminación de ciertos sectores de la sociedad, como el caso de los protagonistas de esta colección pictórica, personas todas ellas con Síndrome de Down. Con estas pinturas se cuelga en las paredes de Casa Botines a personas verdaderas, sin filtros, sin retoques, como ellas son naturalmente, con la intención de desensibilizar a la población que, o bien los mira y trata con lástima, o bien los discrimina o evita por desconocimiento absoluto de su naturaleza.

Con esta colección, la artista trabaja la repetición de los rostros y miradas para suprimir el miedo a lo diferente y normalizarlo, de modo que, tras ver repetidamente los mismos rostros, acaben pareciendo algo natural y el espectador no se percate de que está viendo retratos de personas con Síndrome de Down, sino una colección más de retratos. Así podemos encontrar una serie de Miradas, centrada en los ojos tan característicos de los y las protagonistas; otra serie de Retratos Reales, que con su doble significado (Real de auténtico y Real de realeza, como los protagonistas de las pinturas de Velázquez) muestra en ocho dípticos la cara auténtica de cada uno de ellos y su cara más graciosa a la vez; otra de las series es La Sal de la Vida, cuadros en gran formato y a todo color que aluden no sólo a la técnica pictórica que incluye la Sal, sino a la importancia de estas personas en las vidas de quienes les rodean; la última serie está formada por numerosos cuadros en pequeño formato elaborados con diferentes técnicas y sobre diferentes soportes, donde se pretende aludir a la cantidad de personas diferentes que se pueden encontrar y la conexión entre ellas, en este caso uno de los cromosomas que forman parte de todos nosotros, pero que ellos tienen repetido: el cromosoma 21.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.